+34 669 935 474 info@travelwithrose.com

Login

Sign Up

After creating an account, you'll be able to track your payment status, track the confirmation and you can also rate the tour after you finished the tour.
Username*
Password*
Confirm Password*
First Name*
Last Name*
Birth Date*
Email*
Phone*
Country*
* Creating an account means you're okay with our Terms of Service and Privacy Statement.
Please agree to all the terms and conditions before proceeding to the next step

Already a member?

Login
0
Items : 0
Subtotal : 0,00
View CartCheck Out
+34 669 935 474 info@travelwithrose.com

Login

Sign Up

After creating an account, you'll be able to track your payment status, track the confirmation and you can also rate the tour after you finished the tour.
Username*
Password*
Confirm Password*
First Name*
Last Name*
Birth Date*
Email*
Phone*
Country*
* Creating an account means you're okay with our Terms of Service and Privacy Statement.
Please agree to all the terms and conditions before proceeding to the next step

Already a member?

Login
0
Items : 0
Subtotal : 0,00
View CartCheck Out

Crónica de nuestra escapada a El Bierzo

Mujeres Viajeras por el Bierzo

 

El Bierzo, crónica de nuestro viaje

 

 

Viajar se ha convertido para muchos en un modo de desconectar de nuestra rutina y dejar atrás nuestros problemas. El emprender un viaje significa poner kilómetros de distancia entre nuestro día a día y una nueva realidad, que empieza y acaba en el momento que salimos de casa.

 

 

Escapada a El Bierzo en León

 

 

El coronavirus nos ha cambiado el modo de viajar, al menos por ahora. Una realidad donde muchos han permanecido en casa sin trabajar, otros han perdido su trabajo, mientras otros teletrabajaban y daban de sí más que nunca, descubriendo que el trabajar desde nuestro hogar no siempre es fácil, sobre todo porque los límites de cuánto y cuándo trabajar cuesta definirlos.

 

 

Herrería de Compludo, EL Bierzo

 

 

El Bierzo ha sido la primera salida después de la pandemia. Si cualquier viaje crea expectativas, este viaje era una prueba para todas; era la primera salida justo cuando los rebrotes se extendían en nuestro país, y el recuerdo del confinamiento que todos hemos pasado pesaban en nuestra memoria. Sin embargo, y creo que hablo en nombre de todas, a todas nos hacía falta un viaje; teníamos claro que salir de España era complicado, pero la posibilidad de volver a la normalidad dentro de lo posible era una realidad.

 

 

El Bierzo en León

 

 

Escribo este relato después de cuatro días de nuestro retorno, y la cara se me ilumina con una sonrisa, cada vez que recuerdo todas las experiencias vividas; hemos visitado un entorno único, un lugar que hacía mucho tiempo tenía ganas de visitar, y que pensaba que no me iba a defraudar, y así ha sido. La escapada a El Bierzo ha sido preciosa, y gran parte del encanto del viaje han sido las compañeras de aventuras; no solo he tenido un grupo maravilloso lleno de buenas vibraciones; nuestra guía acompañante Marta y su compañero Juan Carlos han hecho el resto: gracias a esta pareja hemos conseguido conocer El Bierzo en mayúsculas, ese territorio lleno de valles que rodea a Ponferrada, y donde muchos pasan haciendo el camino de Santiago; nosotras no hemos pasado, hemos conocido a sus paisanos, no solo los paisajes de la Tebaida Berciana nos han enamorado, encontrar personas tan llenas de amabilidad y de hacerte sentir bien han conseguido que nos enamorásemos nosotras también de sus tierras.

 

Las Médulas en León

 

Antes de comenzar mi relato de viaje decir que este viaje estaba enfocado no solo a ver cosas, sino a conocer realmente la región; es muy fácil ir y tomar cuatro fotos que colgar en Instagram, pero yo buscaba algo más, quería organizar un viaje donde pudiéramos conocer cómo son las gentes y el entorno con el que ellos conviven a diario; las iniciativas que se están haciendo a nivel local para impulsar el turismo, dónde van los bercianos a comer, etc. Creo que lo hemos conseguido.

 

 

El valle del Silencio, Peñalba de Santiago, León

Diario de viaje a León

 

 

Escapada a El Bierzo en León

 

 

Día -1, llegada a la capital, León

 

León, Castilla-León

 

El viaje comenzaba en León, desde donde el plan era reunirnos el día 15 de julio para salir todas juntas hacia Ponferrada. A veces las cosas pasan por algo, y tanto tardaron en poner todos los trenes hacia León que terminamos todas saliendo de viaje el día 14 (excepto una compañera); así, el día 14 de julio fuimos llegando todas a León, donde pernoctamos y ganamos un día de viaje.

 

Escapada a El Bierzo en León, Casa Botines

 

 

Ese día fue el que aprovechamos para conocer los secretos de León, una capital a la que muchos llegan sabiendo que tiene una catedral impresionante, con unas vidrieras únicas, y aunque es verdad que son preciosas, la capital leonesa tiene muchos atractivos, como la casa Botín, la basílica de San Isidoro o el palacio de los Guzmanes;  También su casco histórico, cuidado como pocos es un lugar donde pasear y tomar algo; un paseo por el barrio Húmedo, o el barrio romántico, que son los lugares para tapear por excelencia, son el punto de partida para empezar a probar la gastronomía de esta tierra. La capital de la provincia es ideal para una escapada en fin de semana. Nuestro hotel para esta noche fue la Posada Regia, un hostal ubicado en el centro histórico que nos permitió hacer todas nuestras visitas a pie.

 

 

León, Castilla-León

 

 

Después de tomar algo en el barrio húmedo, nos dirigimos al restaurante Ezequiel, en la calle Ancha, donde ya vimos que no íbamos a comer nada mal en esta zona.

 

 

Escapada a El Bierzo en León

 

 

 

Dia 1: Empieza nuestro viaje

 

Llegó el día 15 y a la hora convenida estaba nuestro chófer listo para llevarnos hasta Cacabelos, nuestra primera parada del viaje.

Es curioso como el paisaje del camino desde León hasta Ponferrada va cambiando, dando paso a una vegetación más densa una vez que se llega a esta región. Ponferrada fue un lugar marcado por la minería, el motor económico durante muchos años para la mayoría de los lugareños. Aquí se vivía al día, ya que el minero nunca sabe si va a salir: esta mentalidad se refleja en las casas y calles de las ciudades y pueblos que hemos visitado, donde todo está muy cuidado.

 

Llegamos a Ponferrada

 

 

Ponferrada y Cacabelos se encuentran a escasos kilómetros. Es en la capital donde recogemos a Marta, la que será nuestra guía acompañante durante estos días. Marta es de Ponferrada, y su amor por la tierra que la vio nacer se nota en todo lo que nos enseña. La ventaja de hacer un viaje con alguien de la tierra y que conoce a todo el mundo se nota desde el principio; no solo visitas cosas que los turistas no suelen visitar, sino que también entiendes mucho más lo que haces, el significado de todo. La Moncloa de San Lázaro, de Prada a tope, es uno de los restaurantes más famosos de esta zona; comer aquí es casi una parada obligatoria y así lo hicimos nosotros. Allí descubrimos que gran parte del secreto del éxito de este restaurante no es solo el local en sí, que es precioso, la comida que ofrecen en la Moncloa es de gran calidad, siendo todos los ingredientes caseros e incorporando gran parte de los productos autóctonos en su elaboración.

 

 

La Moncloa de San Lázaro, Cacabelos

 

 

Historia de la Moncloa de San Lázaro

Corría el año 1237 y el hospital Lazareto ya funcionaba a pleno rendimiento. Con el paso de los años la peste llegó en 1570, y el antiguo hospital pasó a ser utilizado de nuevo, pero esta vez se le añadió una ermita para asistir las necesidades más espirituales de los enfermos. A día de hoy no queda tenemos el edificio de Moncloa, la cual se modificó durante el siglo pasado para utilizarse como vivienda habitual, añadiendo muchos de los elementos propios de los Ancares.

 

Arquitectónicamente, La Moncloa de San Lázaro es uno de los edificios más bonitos de El Bierzo. En la actualidad es uno de los pocos lugares donde podemos ver cómo se elaboran los pimientos, o cómo se preparan las mermeladas o castañas en almíbar. Todo lo que se prepara se hace acorde a los ingredientes de temporada que se pueden encontrar en la zona. No dejéis de visitar la tienda si pasáis por allí, tienen muchas cosas interesantes.

 

Después de visitar el pueblo y acercarnos hasta el río y su zona fluvial, nuestro coche nos llevó hasta bodegas Losada.

 

 

Bodegas Losada en Cacabelos

 

 

 

Bodegas Losada

 

Bodegas Losada en Cacabelos

 

Si por algo se caracteriza esta bodega es por la calidad de sus vinos: bodegas Losada es uno de los lugares con mayor protocolo covid que hemos encontrado en nuestro viaje; no solo el gel y la mascarilla ha sido necesario, sino que hemos firmado la declaración responsable a nuestra llegada. Irene, nuestra guía en la bodega, nos explica un poco la historia de la bodega antes de emprender nuestro camino a las tierras de la bodega.

 

 

Bodegas Losada en Cacabelos

 

 

Allí, in situ podemos ver los diferentes tipos de viñas; en El bierzo las uvas autóctonas son el Godello y Mencía; Godello es la variedad para el vino blanco, Mencía es la autóctona para los tintos, aunque en muchos casos se procede a combinar algunas uvas, como el godello con la garnacha, que le da más color y consistencia, en general en esta área se utilizan monovarietales. Resulta curioso uno de sus vinos, “la senda del diablo”, cuyo nombre nos deja intrigadas. Además este vino está compuesto de garnacha tintorena únicamente, una variedad que casi siempre se utiliza como complemento y pocas como variedad en si.

 

 

Bodegas Losada en Cacabelos

 

Después de la visita por las viñas visitamos la bodega, donde hacemos una degustación de los vinos.

 

Bodegas Losada en Cacabelos

 

Bodegas Losada en Cacabelos

 

 

Termina el día y nuestro hostal frente a la fortaleza de Ponferrada nos espera, el hostal Virgen de la Encina será el lugar donde pernoctaremos durante dos días. La ubicación es ideal.

 

 

Un hotel frente a la fortaleza de Ponferrada

 

Llega la noche y con ella nuestro primer contacto con esta pequeña ciudad, cuyo encanto aumenta ante la poca afluencia de turistas. Si algo bueno tiene el covid es que hay muy poco turismo. Nuestra guía acompañante Marta nos ha recomendado ir a La Obrera, uno lugar que por fuera no dice nada, pero que engaña. Su terraza interior es espectacular.

 

Entrada en La Obrera, Ponferrada

 

Ponferrada al atardecer

 

 

 

Día 2: Las Médulas, Valle del Silencio

 

Llega el segundo día de viaje y con él una de las visitas más esperadas, la visita a la zona que tanto oro proporcionó a los romanos en su época, las Médulas.

 

Las Médulas en León

 

Llegamos a las Médulas tras un corto trayecto en coche. La poca afluencia de turistas nos permite aparcar con libertad. Desde el centro de interpretación empezamos nuestra visita a pie con la guía del centro.

 

 

Las Médulas

 

 

Las Médulas fue un fantástico recurso para los romanos; corría el siglo I a.C cuando Octavio Augusto ponía sus ojos en este territorio, cuyo control necesitaba para poder abrir camino al mar y dar salida a los tesoros que iban acumulando y llevarlos a Roma. En esta zona vivían astures y cántabros, los cuales durante 10 largos años defendieron sus tierras hasta firmar la Pax Romana.

 

 

Las Médulas

 

 

Cuesta imaginar que toda esta superficie por la que ahora caminamos estuviera cubierta por una montaña, pero así es; en los tiempos de las Médulas los romanos vaciaron las montañas para encontrar oro. Con métodos de explotación rudimentarios, la técnica consistía en abrir canales en las montañas, tanto verticales como horizontales, los cuales llenaban de agua que arrastraba los cantos rodados hacia la parte más baja de la montaña, y con ella el oro. Para retener el oro utilizaban un recipiente de madera llamado Agoge, en el cual colocaban travesaños con ramas de brezo que provocaban turbulencias al pasar el agua, y con ello el depósito de las pepitas de oro. Con más de 100 kilómetros de canales, todo estaba estudiado para llevar el agua y medir el curso del agua. Más de 5000 kilos de oro fueron extraídos en estos lares, hasta que la mina fue abandonada.

 

 

 

Las Médulas, caminando por el recinto

 

Hoy nos queda un extraordinario lugar que en 1997 fue declarado Patrimonio de la Humanidad.

 

 

Las Médulas, un espacio único que disfrutamos casi en soledad.

 

 

Terminamos nuestra visita cultural y nos dirigimos a uno de los lugares que más ganas tenemos de conocer: el valle del silencio.

 

 

Valle del Silencio en El Bierzo

 

 

EL valle del Silencio o del río Oza

 

Iniciamos nuestro camino por el valle del río Oza. Poco a poco, nos vamos sumergiendo en los Montes Aquilianos, que es el área a la que pertenecen estas tierras. La carretera se va tornando más difícil y ahora entendemos el por qué sigue siendo tan poco turística, pese a que la zona es espectacular.

 

 

Montes de Valdueza, valle del Silencio

 

 

Nuestro camino sigue cercano al curso del río, que nos acompaña en todo momento en la distancia a veces, otras junto a nosotras, hasta llegar a Montes de Valdueza. Nos sorprende que parece, solo parece, que aquí no hay nada, solo un par de casas, algunas mejor que otras, apiladas en la parte alta de la carretera. Pero no, aquí tenemos la cantina de Sara, un lugar que parecen conocer todos los contactos de Marta, pero que si llegas por ti misma es más difícil de encontrar. Entramos en lo que es no solo una posada, sino un modo de vida diferente. Sara es una mujer encantadora venida de Barcelona hace años. Aquí vive y nos cuenta cómo es vivir en un pueblo de solo 25 habitantes. Aquí hay menú único, y nos sabe riquísimo. Poco a poco van llegando algunas gentes del lugar a tomarse un café en la barra.

 

 

Montes de Valdueza, valle del Silencio. Antigua iglesia

 

 

Después de la agradable charla con Sara nos dirigimos al monasterio de San Pedro de Montes. Fundado por San Fructuoso, el santo que también fundaría el monasterio de Compludo, primer monacato español. El monasterio que vemos hoy ha estado prácticamente en ruinas durante décadas. En la actualidad hay una parte rehabilitada, y también la iglesia ha sido remodelada.

 

 

Monasterio de San Pedro de Montes, el tamaño nos da una idea de su importancia en el pasado

 

 

Montes de Valdueza, valle del Silencio

 

 

El entorno es tan espectacular que nos cuesta arrancar hacia nuestro siguiente destino: Peñalba de Santiago

 

 

 

Valle del Silencio, León

 

 

Peñalba de Santiago

 

 

Primera parada de camino a Peñalba de Santiago, y primera ocasión para hacer un poco el cabra

 

 

Si pensábamos que la carretera tenía curvas todavía faltaba lo mejor, pero el paisaje lo merece. Peñalba de Santiago se encuentra ubicado en el centro del valle, en un lugar rodeado de montañas que le otorga un enclave mágico. Hasta aquí llegamos nuevamente en un día sin turistas, y sin tener problemas para aparcar. En este lugar el tiempo parece haberse detenido.

 

 

Balcones bercianos en Peñalba de Santiago

 

 

 

Sabemos que Peñalba está considerado uno de los pueblos más bonitos de España, pero es que lo es. Al pasear por sus calles no sabemos qué casa es más bonita, o cuál está más cuidada. Peñalba de Santiago es un claro ejemplo de arquitectura berciana y sus típicos balcones nos lo demuestran. Marta nos explica dónde se sitúa la cueva donde San Genaro vivía; el chófer también nos cuenta cómo la nieve era perpetua en el pasado en las cumbres que rodean al pueblo; ahora ya no existe.

 

 

 

Peñalba de Santiago, uno de los pueblos más bonitos de España

 

 

Peñalba de Santiago

 

 

En el centro del pueblo encontramos los últimos vestigios de lo que fue el monasterio fundado por el santo, ahora queda una pequeña iglesia que visitamos en grupos pequeños. Enfrente el bar del pueblo, con unas vistas sobre el valle increíbles. Pero lo que realmente nos vale la pena es pasear las calles de este entorno único, lleno de historia en el pasado, y sobre todo, lleno de espiritualidad.

 

 

Iglesia de Peñalba de Santiago, valle del Oza

 

 

Termina el día… volvemos a Ponferrada.

 

 

 

 

Dia 3: Ponferrada

 

Después de desayunar nos dirigimos al castillo, donde el gran maese Guido de Garda, Juan Carlos para los amigos, con su acompañante David nos esperan. No nos queda muy claro si nuestro maese ha venido acompañado para protegernos mejor a nosotras o para protegerse a si mismo. Todo puede ser.

 

Ponferrada, León

 

 

Lo primero que nos queda claro, y lo que nos llevamos en el recuerdo, es que estamos en una fortaleza, no un castillo como pensábamos a nuestra llegada. La fortaleza de Ponferrada debe su origen a un castro prerromano, que eran los antiguos poblados de estos lares que junto con su muralla defensiva eran habitados en esta comarca. Nos tenemos que remontar al siglo XII y a los tiempos de Fernando II de León, que se encuentra una serie de chozas con tejados de paja, todas ellas circulares. Fue entonces cuando los caballeros templarios tomaron el encargo de este rey de defender este castro; estamos en la época de pleno apogeo del camino de Santiago y los ataques a peregrinos eran frecuentes.

 

 

Ponferrada en León, atendiendo las explicaciones de Juan Carlos

 

 

El paso de estos por Ponferrada les daba cobijo durante su camino. Los Templarios dieron gran parte del aspecto que hoy vemos en la fortaleza a este lugar; durante dos siglos estuvieron defendieron la plaza, hasta que Pedro Fernández de Castro pasó a tener el control. Tras un período en el que el castillo tuvo varios dueños, el conde de Lemos fue el que más tiempo estuvo. En las últimas décadas la decadencia del castillo llegó al punto de que parte de sus piedras se utilizaron para construir casas, y estuvo a punto de pasar a ser un campo de fútbol. La suerte estuvo del lado de la historia y con el tiempo la fortaleza ha ido siendo rehabilitada.

 

 

Fortaleza de Ponferrada

 

 

Además de la fortaleza merece la pena detenerse en la colección de libros incunables que hay en la sala de exposiciones: allí vamos a encontrar libros y facsímiles de gran valor, como algunos ejemplares del Beato de Liébana, mapas antiguos, libros tan interesantes como el escrito por Columbus en tierras escocesas, el libro de Ellis, y ejemplares de fauna y flora entre otros.

 

 

 

Algunos mapas de los que hemos visto son realmente preciosos

 

Acaba nuestra visita con la foto con nuestros caballeros

 

Ponferrada, nuestra foto con los caballeros templarios

 

Terminamos la visita y a comer. Hoy toca italiano, La Traviata. Recomendable no, lo siguiente, y los camareros un encanto.

Tarde de museos…

 

 

El Museo de El Bierzo

 

El calor aprieta en Ponferrada y decidimos no agobiarnos, vamos a visitar los dos museos que tenemos en el centro cerca del hotel. Nuestra primera parada es en el museo de El Bierzo, justo enfrente de donde hemos comido. El museo se compone de un recorrido a través de la historia de la ciudad y la comarca, con objetos que van desde el Paleolítico hasta casi nuestros días; sus vitrinas nos cuentan la historia de la ocupación romana, de las Médulas, así como del monacato y su actividad a lo largo de los siglos. Aquí podemos encontrar los trajes típicos bercianos y también piezas de orfebrería.

 

 

Torre del Reloj en Ponferrada

 

 

 

Museo de Luis del Olmo

 

Cualquiera que haya escuchado al locutor Luis del Olmo ha oído hablar de la tierra que le vio nacer, y es que el periodista es un enamorado de estas tierras; nacido en Ponferrada, siempre que ha podido ha hecho acto de presencia en su ciudad natal y tenía que ser aquí donde estableciera el museo dedicado a su otra pasión, la radio.

 

 

Museo de la radio de Luis del Olmo en Ponferrada

 

 

El museo de la radio es un museo pequeñito, fácil de ver, pero muy interesante. A lo largo del museo las vitrinas nos describen los acontecimientos de cada década del siglo XX y la repercusión de la radio en aquel momento. Es curioso ver cómo la parrilla de programas de la radio en cada década se va modificando, acorde a la situación política y al momento histórico. También hay imágenes de los grandes locutores de cada momento.

 

 

Museo de la radio de Luis del Olmo en Ponferrada

 

 

Las radios antiguas se suceden a lo largo del museo, siempre emplazadas en el período histórico correspondiente.

 

 

Museo de la radio de Luis del Olmo en Ponferrada

 

Museo de la radio de Luis del Olmo en Ponferrada

 

La última parada la compone la trayectoria del periodista y sus premios, que no son pocos. Definitivamente, un museo a recomendar.

 

Calles de Molinaseca

 

El puente romano junto al hotel nos recibe a la llegada

 

 

Hoy cambiamos de ubicación, ahora ya nos toca medio rural, y un precioso pueblo de la ruta Jacobea, Molinaseca, nos está esperando. Allí tendremos oportunidad de descansar, tomar una fantástica cena en nuestro hostal, Hostal el Palacio, y tomar algo a la luz de las estrellas… mañana más.

 

 

Molinaseca, nuestro pueblo para dormir

 

 

Día 4: Espinoso de Compludo y Compludo

 

Corría el año 2019 cuando Espinoso de Compludo concursaba para ser el mejor pueblo del año de menos de 2000 habitantes, en efecto, el municipio tiene apenas veinte lugareños todo el año. El primer premio no pudo ser, pero una doceava posición dejó a este precioso pueblo por encima de más de 100 localidades.

 

Llegamos a Espinoso de Compludo y la Taberna medieval

 

 

Visitamos Espinoso para empezar nuestra ruta a través de la miédula (una médula pequeña) a través de valles, para llegar a Compludo y a su herrería. El sol nos recibe y nos muestra un pueblo ordenado, muy cuidado y donde los vecinos nos saludan. Cuando pregunté a Marta cuál era su pueblo preferido en El Bierzo me dijo que Espinoso; yo pensaba que era amor por el pueblo en el que vivía, pero ahora veo que no, que es bonito de verdad. En el pueblo son muchos los vecinos que viven en corralas, que aquí son pequeñas plazas donde los balcones bercianos se suceden, formando la plaza. En estas pequeñas localidades el bar hace muchas veces de lugar de abastecimiento cuando falta algo, y eso le pasa muchas veces a la taberna que Juan Carlos y Marta dirigen.

 

Espinoso de Compludo

 

 

Nos aprovisionamos de palos para andar, nuestras botellitas de agua, y a caminar.

 

 

Senderismo en Espinoso de Compludo

 

 

El camino es llano al principio, y tardará un rato en complicarse. Durante el camino se van sucediendo los valles, vamos conociendo flora autóctona y cada vez nos aislamos más de la civilización, si es que no lo estábamos ya; ahora solo quedamos nosotras, que vamos caminando sin prisa, pero sin pausa. El recorrido hasta Compludo es de siete kilómetros, y hay que estar atento a las indicaciones, que las hay, si uno no quiere seguir río abajo y tomar otra senda. Nosotras vamos con Marta que nos va indicando en todo momento. Llega el tramo complicado y lo superamos, ya casi en Compludo.

 

 

Herrería de Compludo, El Bierzo

 

 

Finalmente llegamos a la Herrería de Compludo, nuestro primer objetivo. En la herrería Manuel nos explica cómo se trabaja allí: así nos enteramos de que estamos en un negocio familiar que ha pasado por tres generaciones: los archivos hablan de la herrería ya en el siglo XVIII, aunque se cree que es mucho anterior; tengamos en cuenta que la llegada de San Fructuoso a su pueblo natal y el establecimiento del monasterio atrajo a muchos monjes, seguidores y fieles; el aumento de la población llevó a la necesidad de muchos oficios que en el pasado eran indispensables, entre ellos la herrería.

 

 

Visita guiada en la Herrería de Compludo, El Bierzo

 

 

En la herrería se realizaban sobre todo aperos para el ganado. Los tiempos cambiaron y el monasterio cerró. Poco a poco, la gente del lugar fue abandonando Compludo, por la falta de trabajo principalmente. El abuelo de Manuel luchó para conservar la herrería todo lo que pudo, y la acreditación de la fragua como Monumento Cultural hizo que hoy la podamos visitar.

 

 

 

Herrería de Compludo, El Bierzo

 

 

Al llegar a la herrería el río Moruelo nos recibe junto al edificio donde Manuel nos espera; todas las herramientas son tradicionales, y resulta curiosa la rueda que vemos de fuera rodar, justo antes de entrar a nuestra explicación; ésta dirige el mazo hecho de madera y hierro, y que es el martillo que modela las piezas cuando se calienta el metal.

 

 

Mazo de la Herrería de Compludo, El Bierzo

 

 

La herrería es la única de nuestra geografía que no funciona con fuelles, que es el mecanismo de las otras.

 

 

Herrería de Compludo, El Bierzo

 

 

Después de nuestra demostración nos vamos a conocer Compludo, el pueblo donde San Fructuoso nació y volvió para construir el primer monasterio visigodo dedicado a San Justo y Pastor. Compludo es un pequeño pueblo donde nos dirigimos a la posada del pueblo, donde nos atienden igual de bien que en todo El Bierzo. La comida consiste en ensaladas, cecina, y tortilla de patatas, que nos comentan es la mejor de esta región, y os podemos decir que lo debe de ser. El bizcocho casero de postre está buenísimo también.

 

 

 

Tarde de relax en nuestro hostal de Molinaseca

 

 

Llegada la tarde un pequeño riachuelo junto a nuestro hostal en Molinaseca nos hace pasar un rato muy agradable.

 

 

Molinaseca, El Bierzo. Este año las zonas de baño están cerradas por el coronavirus, pero todavía algunos valientes se atreven

 

 

Por la noche, toca cena medieval, así que nos engalanamos bien y nuestro conductor nos lleva de nuevo a Espinoso de Compludo

 

 

De damas medievales en Molinaseca

 

 

 

Puesta de sol en Espinoso de Compludo

 

 

 

Allí nos damos una vuelta con nuestro atuendo, que no desentona en absoluto con el ambiente del lugar. Marta nos muestra su proyecto Artebaida, un espacio que busca la conservación y preservación de esta zona y que intenta ayudar a los pequeños artesanos con la cesión de este espacio para exponer. Allí es donde Marta año tras año expone su belén de Pin y Pon, todos de ella, y que viene acumulando muchas visitas. También son ellos los que gestionan la Herreria de Compludo. Aquí os dejo su web.

 

 

 

Espinoso de Compludo, EL Bierzo

 

 

Toca cena de despedida de viaje (o casi), y toca cena medieval. Recibimos un pan redondo cada una, que tenemos que partir por la mitad para llenarlo con lo que vaya viniendo. Antes nuestro maese nos trae una riquísima sopa de cebolla. Como plato principal nos llegan dos inmensos pollos asados al estilo tradicional. Si algo hemos aprendido en El Bierzo es que nunca llega un plato solo.

 

Cenando en la taberna medieval, hoy no toca plato

 

 

Termina la cena y llega la hora mágica; es ahora cuando nuestro ya amigo Juan Carlos prepara una queimada para todas las damas y caballeros del lugar. Con unas palabras mágicas, nuestra suerte está echada.

 

Preparando la queimada…

 

 

Llega la hora de la despedida con Marta y Juan Carlos; junto a ellos hemos pasado unos días estupendos que han hecho que el temor al coronavirus solo fuera real a través de las noticias.

 

Nuestra queimada

 

 

Dia 6: Astorga y fin del viaje

 

 

Astorga, visita a la ciudad

 

 

Hoy abrimos el bar del hostal, y es que nuestro conductor vendrá en breve para llevarnos hacia León, donde tomaremos nuestro tren y autobuses de regreso a casa. Empiezan las despedidas entre nosotras y algunas empiezan su regreso. Por el camino hacemos una parada en Astorga, que muchas no conocemos, y que a estas horas del domingo todavía duerme.

Después de dar una vuelta por la ciudad y tomar algo, salimos a León.

Nuestro viaje terminó y la rutina volverá, pero en medio de todo hemos ganado muchos amigos y amigas nuevos, que recordaremos durante mucho tiempo. Feliz verano!

 

 

 

El Bierzo

 

 

Notas

 

Este post no ha sido en absoluto subvencionado ni lo pretende, la crónica muestra los lugares donde hemos disfrutado y pasado buenos ratos en este viaje.

En todo momento hemos cumplido la normativa covid. Las fotos sin mascarilla se han realizado en espacios abiertos al aire libre y durante las caminatas de senderismo.

 

Leave a Reply

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies