+34 669 935 474 info@travelwithrose.com

Login

Sign Up

Después de crear una cuenta, podrá hacer un seguimiento de su estado de pago, seguir la confirmación.
Usuario*
Password*
Confirme Password*
Nombre*
Apellidos*
Email*
Teléfono*
País*
* Crear una cuenta con nosotros significa que acepta los Términos del servicio and Política de privacidad.

Already a member?

Login
0
Items : 0
Subtotal : 0,00
View CartCheck Out
+34 669 935 474 info@travelwithrose.com

Login

Sign Up

Después de crear una cuenta, podrá hacer un seguimiento de su estado de pago, seguir la confirmación.
Usuario*
Password*
Confirme Password*
Nombre*
Apellidos*
Email*
Teléfono*
País*
* Crear una cuenta con nosotros significa que acepta los Términos del servicio and Política de privacidad.

Already a member?

Login
0
Items : 0
Subtotal : 0,00
View CartCheck Out

Mateo y su viaje a Perú

El viaje a Perú de Mateo… en un grupo de Mujeres Viajeras

 

Viaje de Mateo a Perú

 

Travel with Rose es una agencia de viajes online enfocada en los viajes en femenino, y nuestro público es femenino en la mayoría de los casos. Sin embargo, no todo es tan cerrado como parece, y de vez en cuando algún chico se apunta con nosotras, como fue el caso de Mateo Lamas, nuestro chico en el viaje a Perú

 

Viaje de Mateo a Perú
Viaje de Mateo a Perú

 

 

Mateo y su madre fueron los primeros en apuntarse a este viaje al otro continente, donde hemos conocido una cultura asombrosa y a gente maravillosa. Seguro que si pidiéramos la opinión de las componentes del grupo las opiniones serían muy parecidas, pero esta vez hemos querido ver el punto de vista de Mateo, cuya forma de ver las cosas nos hizo pensar en más de una ocasión.

 

 

Viaje de Mateo a Perú

Quién es Mateo Lamas

 

 

Viaje de Mateo a Perú
Viaje de Mateo a Perú

 

Nuestro gallego es un niño sorprendente; no solamente ha viajado mucho, lo que le hace capaz de adaptarse a cualquier situación, sino que a su edad y con su experiencia viajera es un niño capaz de interaccionar con todo el mundo, sin importar la nacionalidad ni el idioma; algo que muchos que llevan toda la vida viajando no son capaces de hacer en la mayoría de las ocasiones. Mateo es un viajero que habla con todo el mundo, tiene curiosidad por lo que pasa en los lugares que viaja, y que se divierte probando todo aquello que desconoce. Sin duda, un niño que sabe viajar.

 

Viaje de Mateo a Perú

Perú desde el punto de vista de Mateo Lamas, 12 años

Fue el mes de octubre del 2018 cuando la madre de Mateo, Graciela, llegó a casa con la noticia de que se iban a Perú; “¿Con quién? Preguntó Mateo” “Con una señora que conoce Ramona, y que tiene una agencia de viajes para Mujeres” “¿La conoces de algo?” “No, es una agencia de mujeres viajeras” “Mamá, a ver, tú misma lo has dicho, M U J E R E S, mamá, tierra! Soy un chico” “si, pero también dejan que vayan chicos si quieren venir”

Mateo tenía bajas expectativas con este viaje, así que empezó a indagar. Lo primero que descubrió es que allí estaban los incas, y que no hacía tanto tiempo de su reinado como él había imaginado; que la capital era Lima. Mateo también se enteró que el Machu Picchu existía, hasta ese momento, si le hubiesen dicho que era un gato se lo habría creído. Otra cosa que le llamó la atención fue la existencia de una antigua lengua llamada quechua, así como que había muchas llamas y alpacas.

 

Graciela y Rose, las causantes de que Mateo viajara a Perú

 

Pasaron los meses, y el viaje llegó. Tras un largo trayecto en coche desde Santiago de Compostela hasta Madrid, Graciela y Mateo llegaron a su punto de encuentro en Barajas; allí Mateo conoció a las que iban a ser sus compañeras de viaje durante 13 días; ya todos reunidos, se embarcaron en un vuelo de 12 largas horas…

¡Pero por fin! Perú llegó, y con la llegada a Lima el tiempo cambió; el cansancio dejó paso a la necesidad de ponerse ropa de abrigo, ante el invierno peruano que en ese momento reinaba la ciudad; después de una hora de camino, el hotel apareció ante los ojos de Mateo.

 

Los días pasaron; visitas guiadas, aviones, trayectos en tuk-tuk, se iban sucediendo ante la mirada de Mateo, que sentía la emoción de estar en un lugar donde cada cosa le iba impresionando más y más.

 

Cusco en el Valle Sagrado, Perú

 

Mateo visitó Lima, donde la Basílica y Convento de San Francisco fue a la vez lo que más y menos le gustó; nuestro chico disfrutó de las estancias de cuadros antiguos y techos artesonados, pero también palideció con la visita a las catacumbas y la visión de las calaveras.

Ollaytantambo, Valle Sagrado

 

Pronto llegó el Valle Sagrado, donde Mateo pasaría varios días en Urubamba, una pequeña ciudad del valle a donde se llega para aclimatarse del mal de altura. Un hotel de cinco estrellas y con una interminable piscina recibiría a nuestro viajero; trayectos en tuk tuk sobrecargados, donde tenían que ir 2 pasajeros y se montaban 6 o más; el mercado local de Urumbamba, la caminata con llamas hasta la cima de una montaña, donde comerían alimentos locales que la comunidad de Cancha cancha prepararían para el grupo, todos ellos cocinados con piedras, fuego y arena; Mateo también participaría en la elaboración de la gastronomía local en la comunidad de Cuchicosco, visitaría restos arqueológicos en Ollantaytambo, y subiría a la Montaña del Arco Iris, famosa por sus colores.

 

Mateo en plena clase de cocina tradicional…

 

Las llamas y alpacas serían parte del viaje a Perú de Mateo

 

Ya más tarde vendría la visita a Cusco, y la llegada al Lago Titikaka, donde pasarían dos días y conocerían a los Uros, habitantes de islas flotantes.

 

Los Uros son los habitantes del Lago Titicaca

 

Lago Titicaca, viaje a Perú

 

Lo que más le gustó a Mateo

A pesar de que nuestro viajero no esperaba nada del viaje, la verdad es que consiguió disfrutar mucho, no solo de lo más conocido, sino también de otros pequeños pueblos, detalles, que hicieron de este viaje uno de los más bonitos hasta el momento; Mateo disfrutó ante todo del paisaje de Machu Picchu, del tesoro de sus restos arqueológicos y del entorno, uno espera encontrarse con algo sorprendente, pero la realidad superó a la ficción.

El temido Lago Titicaca, donde sus compañeras de viaje amenazaron a la pobre criatura gran parte del viaje con arrojarlo, fue también una sorpresa; que hayan comunidades capaces de fabricar islas artificiales y vivir en ellas no es algo que uno pueda ver todos los días, y mucho menos surcar el lago más alto del mundo.

Dentro de los pueblos medievales más antiguos de Perú se encuentra Ollantaytambo, y tanto su ciudad como sus restos arqueológicos impresionaron mucho a Mateo; aquí es posible recorrer un pueblo medieval e imaginar lo que sería la vida de este lugar en el pasado… todo un lujo a disfrutar.

 

Machu Picchu, Perú

 

 

Lo que menos le gustó a Mateo

A día de hoy no conseguimos entender por qué las calaveras impresionaron tanto a nuestro hombrecito, pero la verdad es que allá donde había una catacumba o restos humanos, parecía llamado a pasar…

Nuestro fantástico grupo de viaje, descansando después de una caminata con llamas

 

Lo que más te ha divertido

¿Qué es lo que más puede divertir a un chico de 12 años? Pues todo aquello que normalmente esté prohibido;

Quien le iba a decir a Mateo que subiría en un tuk tuk, el vehículo para distancias cortas que se utiliza en poblados, habilitado para el conductor y dos personas máximo como pasajeros… pero que serían unos pocos más, los 6 componentes del grupo, el conductor y su novia; eso sin contar con la suegra que en el último momento decidió no ir… Hay que decir que el tuk tuk aguantó sin problema nuestro peso y recorrió las carreteras llenas de baches sin problema.

Los picnics es uno de los grandes lujos en muchas ocasiones, y nuestro picnic en una habitación una de las noches fue un momento divertido, de risas y confidencias, que Mateo también disfrutó. Hay que repetir muchos más en los viajes…

¿Qué decir de bailar con una comunidad del Valle Sagrado y disfrazarse con sus ropas? ¡Pues nosotros lo hicimos! Y bien que lo pasamos, pequeños y grandes, y es que los peruanos son gente encantadora que consiguen que te sientas como en casa, como así fue. Un gran momento con unas grandes personas.

 

En el Valle Sagrado con la comunidad de los Cuchicosco

 

En el Valle Sagrado con la comunidad de los Cuchicosco

 

Lo que más sorprendió a nuestro viajero
  • El Machu Picchu
  • Las hojas de coca, las infusiones de coca, los caramelos de coca, nunca había tomado
  • Las llamas y alpacas, unos animales que no conocía, y de cuya lana se hacen muchos suéters y cosas. Mateo terminó siendo un experto distinguiendo todos los animales que nos íbamos encontrando.

 

En definitiva, un viaje para repetir…

 

Valle Sagrado en Perú

 

 

 

 

 

Leave a Reply

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies